lunes, 26 de marzo de 2007

Aborto,


desperté en la mañana alrededor de las 7.10am estaba entre irme al gym o quedarme dormido, pero mejor encendí la televisión y entre despierto y mas dormido, estuve viendo como dos diputados (PAN y PRD) debatían acerca del aborto. El del PAN defendía que el aborto es un crímen y que no debe ser legalizado en México. Por una parte el PRD defiendo la postura que el aborto debe ser legalizado y aún permitido en las clinicas del gobierno para que se acabe el cladestinaje en clínicas y garantize un buen bienestar en mujeres de bajo recursos que no pueden pagar un clínica particular donde puedan pagar por este servicio.

Pero , ¿Y quienes somos para dar y quitar vida?.
¿Quien nos da derecho a elegir en quitarle la vida a ser inocente e indefenso?
Claro quizás sea el resultado de una noche de calentura, pasión, violación, etc... y que resulte a lo que llamamos "embarazo no deseado". Después de esa noche, viene el problema. ¿Y ahora que hacemos? una respuesta muy ingeniosa es vamos a ABORTARLO. Pero lo peor es que no apreciamos y no le damos la importancia, que somos parte de un bello proceso que nos acerca a la grandeza de Diós, el de DAR VIDA. Y aún con esa gran dicha que nos llena Diós, volvemos a tomar otra vez ese lugar que no nos corresponde y ahora en el más díficil pero aún más el que nos puede llevar al arrepentimiento, a nuestra caída, a lo más bajo que podemos llegar y a la salida equivocada, el QUITAR LA VIDA.

Ahora el grupo de parlementarios que deciden sobre nuestra leyes que no rigen en nuestra vida cívica se debaten entre decidir en legalizar el aborto o no. A final de cuentas legalizarlo o no, para mí no va a cambiar en nada, tampoco va a hacer que mas mujeres y hombres sigan cogiendo sin protección y sigan generando mas y mas embarazos no deseados. Por eso queda en nuestra decisión de poder amar tan bello poder que Diós nos da a hombres y mujeres, ya que al final el producto de esa relación es el menos culpable. El no pidió venir a este mundo ni que su alma este vagando en el limbo de las almas pérdidas. Sabemos que es bebito nos cambiara nuestra vida, pero a la vez nos fortalece el deseo de apreciar la vida.

Desde que supe que iba a ser papá mi vida cambia radicalmente, deje muchas cosas y a la vez reaccione mal en muchos aspectos, Diós me permitió tener esa oportunidad de crear vida, también de acompañar todo el proceso de la formación de mi hijo, desde ver por primera vez ese puntito negro, un frijolito, y así hasta ver como se movía en el vientre de su madre. Mi hijo fue producto de una relación que estuvo llena de amor, sin embargo que no por su culpa si perdió. Sin embargo todo esa dicha de ver y sentir por primera vez a mi hijo cuando nació, que me llena de mucha felicidad cada día que lo recuerdo, sigo con parte de mi corazón vacío porque no esta mi bebito. Esta lejos, por él seguiré luchando día a día para tenerlo un poco pero que cada segundo de ese instante sea el mas duradero y que se guarde en mi corazón y en mi mente.

Bebito, porque Diós me guío a tomar la mejor decisión de mi vida, porque siempre quizé tenerte a mi lado, porque eres y serás mi mayor logró y que tu eres la razón de que lo que pase puedo estar lleno y dichoso de poder irme y saber que eres mi mayor amor.

1 comentarios:

Blogger FlOr ha dicho...

Mira publicamos del mismo tema el mismo día,:D.

COmparto contigo todo lo que expones, en verdad nadie tiene el derecho de negarle la vida a un ser que Dios manda al mundo. Nadie lo hizó con nosotros y nosotros no podemos hacerlo con nadie.

27 de marzo de 2007, 6:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal